Sibilare - Sebastián Iturralde


Las aventuras de Dana-la hechicera-y su lucha en contra la inquisición de la sagrada iglesia del siglo XXI.

-

Nuevas Publicaciones todos los Miércoles.

-

···Descargo de Responsabilidad···
Todos los personajes y eventos en esta serie, incluso los basados en la realidad, son completamente ficticios.


PROLOGO
ABURRIDA DE SU RUTINA, Dana se encontró buscando en los estantes de una tienda de antigüedades. Entonces, un libro llamó su atención. Ella frunció el ceño y al tomarlo se resbaló de las manos, el ruido que hizo al caer fue más fuerte de lo esperado. El tomo quedó abierto en la página ochenta y dos: Manipulación de elementos. Dana supo ese instante que eso era lo que estaba buscando. Lo compró a toda prisa y decidió que era hora de regresar a casa.
El viaje fue más largo de lo que esperaba, lo que le dio el tiempo suficiente para leer algunas de las páginas, el libro estaba lleno de hechizos que ya había intentado, pero estaba ansiosa por probar las nuevas recetas. Finalmente, después de un largo viaje, llegó al edificio en el que vivía, corrió por las escaleras hacia su departamento, dejó su bolso en el mostrador de la cocina y llevó el libro a su habitación de encantamientos, allí estaban todos los ingredientes que podía necesitar.
Una energía especial rodeaba el lugar, a ella le encantaba pasar tiempo en esa habitación, aún más ahora que tiene nuevas recetas para experimentar. Habían estantes por todo el lugar, y frascos llenos de sustancias e ingredientes. Ella colocó el libro en un soporte y empezó a buscar un hechizo que le llamó la atención. Su explicación era simple; lo que hacía posible que se convirtiera en un nuevo intento fallido. Pero Dana tenía que despejar su mente de todo pensamiento negativo antes de comenzar.
Luego de tomar un trozo de carbón de nogal, ella empezó a dibujar un círculo sobre el piso, pero decidió no cerrarlo y terminó dibujando una espiral. Luego fue a una esquina de la habitación para alcanzar un frasco con de veneno de cobra, y vertió un par de gotas en el centro del dibujo. Continuó tomando cinco velas y las colocó a distancias similares alrededor del dibujo.
Finalmente, agarró un cuchillo y cortó ligeramente la palma de su mano, luego una gota de sangre terminó en el centro del dibujo. Después de eso, ella fue a buscar una bolsa de tabaco y encendió un poco en una vasija de barro. Continuó cortando el suministro eléctrico de la habitación y encendió las velas. Una vez que todo estaba listo, ella dio un golpe en el gong, haciendo que la vibración cree un cambio en la energía de la habitación, siendo esta la señal de que el ritual estaba a punto de empezar.
Ella se acercó a la jaula y tomó un pequeño roedor, con el cuchillo le cortó la cabeza para luego dibujar cinco líneas sobre el piso y unir a todas las velas, luego arrojó el animal a una esquina del cuarto. La fuerza del aire se apoderó de la habitación, haciendo que su vestido largo se levanté, ella se lo quitó con prisa y lo arrojó contra una pared. Ella no podía permitir interrupciones.
Tomando el libro en su mano, comenzó a leer en voz alta. "Igni tribuat potestatem tamquam pars mutare, extension brachium domini mei ad me sentiré sicut aer, patitur vires aequor pectore moveri, fac mecum est pars terræ," dijo Dana, y caminó al centro en el círculo, en una fuerza extraña. Ella sabía que esta vez el hechizo había funcionado, así que se relajó y se dejó que la energía la sostenga. De alguna forma, ella empezó a flotar.
Una vez que aceptó a la energía, ella perdió la capacidad de respirar, e incluso intentando, no podía moverse. De alguna forma, Dana sintió a su conciencia ser expulsada de su cuerpo, hasta que perdió todo contacto. Ella se quedó flotando hacia un costado, mirando a su cuerpo colapsar mientras luchaba por respirar, y después de unos pasos perder el equilibrio. Dana voló cerca e intentó atraparlo, pero le fue inútil. Ella miró con sorpresa a su cabeza golpear contra un aparador.
Ella siguió flotando, mirando el cuerpo tendido en el suelo, y finalmente notó una delgada línea que los conectaba. Dana miró a su alrededor y pudo verlo todo; futuro, pasado y presente estaban ahí. Ella entendió la insignificancia de la existencia, y aprendió que podía cortar la línea, liberándose para volar, pero decidió regresar.
De repente, abrió los ojos y se encontró en el suelo, inmediatamente respiró con fuerza y sintió que la vida volvió a su cuerpo. La caída la dejó dolorida, tenía moretones en la cara y no sabía cuánto tiempo había pasado. Dana se empujó con un brazo, pero el dolor era demasiado intenso.
Después de un par de minutos en el piso, finalmente pudo ponerse de pie, pero su debilidad no le permitía caminar. Dana buscó heridas alrededor de su cuerpo y notó que el tatuaje de su pierna había desaparecido, dudó de su vista y concentró su atención, pero el dragón se había ido. La piel de su pierna era clara como si nunca hubiese tenido un tatuaje.
Entonces, ella lo vio. Un pequeño dragón, volando sin necesidad de alas. Parecía estar buscando una salida de la habitación. Dana se acercó lo más que pudo, sus miradas cruzaron, la criatura tenía fuego en los ojos, y este voló contra ella. Dana no estaba lista para defenderse, pero levantó una mano y se cubrió la cara con la otra. El ataque nunca llegó, ella abrió los ojos para mirar al dragón, este estaba atrapado en medio de una burbuja.
Dana bajó la mano, y notó que la burbuja obedeció sus ordenes hasta estrellarse con el suelo y explotó al impacto. El líquido pareció desaparece en un instante, y el dragón atacó de nuevo. Detente, Dana pensó, levantando una mano y el brillo de la luz la obligó a cerrar los ojos. Después de unos segundos, pudo volver a ver, y el pequeño dragón estaba en el suelo.
Su piel parecía estar hecha de pura energía. Dana extendió la mano para tocar al animal, pero una energía extraña brotó de ella y tomó al dragón. Este abrió los ojos, mientras Dana lo sentía como si la energía fuese una extensión de su piel. Dando un paso atrás, ella levantó al animal con la energía brillante que salia de sus manos.
El animal parecía débil, como si estuviera enfermo y Dana se sintió responsable; ella concentró su atención para hacer que la energía que los conecta sea más fuerte. Para su sorpresa, el animal recuperó la conciencia y comenzó a volar a su alrededor, disfrutando de la luz que brotaba de ella.
¿Qué haces? Dana pensó sonriendo. Concentrando su atención en la energía que brota de su cuerpo, ella notó que se empezó a formar una bola de luz sobre su mano, el fuego se hizo fuerte y ella intentó hacerlo brillar un poco más, hasta que se iluminó toda la habitación. El dragón voló alrededor del brazo de Dana y se tragó el fuego al pasar.

Descargar Libro Sibilare pdf Gratis Online



Autor: Sebastián Iturralde Etiquetas:
Rating