Nunca Juzgues A Un Pearson - 饾懞饾拤饾拞饾挌饾拲饾拏


Alaric Pearson, el mayor de dos hermanos que har铆a lo que fuera por proteger a su hermano menor y su madre, incluso hasta morir. Con una vida promiscua y arrogante.
Scarlly una profesora con una vida un tanto...aburrida.

Un d铆a un est煤pido accidente lleva a Scarlly a el pecho del fr铆o, antip谩tico y poco expresivo doctor Alaric Pearson. 驴Volar谩n chispas, pasi贸n y deseo, u odio, peleas y muchos pero muchos problemas?



Scarlly.
—Bien, Rocket, hora de tu comida.— Mi gato pasa su cola peluda por mi pantorrilla mientras me agacho para poner su atún en el respectivo lugar. —No, no hagas eso, me haces cosquillas. Bien, hora de ir al trabajo.
Acaricio a mi único compañero de casa y tomo mi bolso. Pero antes de salir, tomo una fruta y la pico en pequeños trozos. Rocket sube a la mesa de pronto, causándome un buen susto.—Oh, estúpido gato.
Tan pronto como el susto llega, la sangre empieza a brotar de la palma de mi mano.—No, no, no. Sangre no. Caramba. Por algo no fui doctora. Dios, voy a morir.
No, no. No un ataque de pa-pánico. Bien, Scar, respira. Uno, dos, tres. Corro hasta lo primero que se me ocurre; agua. Meto mi mano bajo el chorro de agua. ¡Dios!
Busco en mi computadora con mi mano sana, como detener la muerte, y salió que debía hacer un torniquete, así que con la mano llena de sangre y mi ropa de trabajo de un color carmesí busco algún pedazo de tela que funcione. En cuanto lo encuentro lo envuelvo en mi palma, sin embargo, empiezo a temblar cuando se llena de sangre.
Estoy casi segura que sentirse mareada mientras te desangras no es para nada bueno.
Abro la puerta de mi apartamento en busca de ayuda. No es normal esto. Definitivamente. Doy unos pasos hasta el elevador. Seguramente asustaré a alguien por la cantidad de sangre sobre mi. Las puertas del elevador se abren y entro a el con mi cabeza dando mil y una vuelta.
Me pego al objeto cálido y duro.
—¿Estas bien?—alzo mi rostro a la voz tan masculina, gruesa que me habla al oído. Oh, no, es Alaric Pearson y estoy recostada en su duro pecho. Lleva su bata de doctor en su brazo, se ve muy guapo. Sus ojos cafes examinan todo mi cuerpo, deteniéndose mas de la cuenta en mis pechos y luego en mi mano. La sostiene con fuerza, cuando el timbre del elevador suena, me jala hasta que estamos en el pasillo de dos pisos más arriba que mi departamento. Específicamente en su puerta.
Como si las cosas no fueran lo suficientemente malas, abre la puerta y me lleva a su baño. Aún sin saludar a Seth, que estaba en la sala.
—¿Te sientes mareada?—asiento. Según él, estoy fría, con confusión, mareada y con el pulso acelerado.—Perdiste mucha sangre, estarás bien. Lo limpiaré y lo cerraré. Tengo mis cosas aquí. Quédate muy tranquila y quieta.
Me hace sentarme en la tapa del retrete, mientras mi mano no detiene su sangrado. Busca cosas en un botiquín y después de unos minutos empieza a quitar la venda que había utilizado para tratar de menguar la sangre. Lo quita por completo y luego lo pone en el lavamanos. Toma el alcohol y lo derrama en mi mano, haciéndome gemir del dolor.
—Ya pasará.— es todo lo que agrega durante los minutos que pasamos en este baño, mientras cose mi herida. Pasa una gaza limpia alrededor de mi herida y la echa al bote de basura.— Ya está.
Entro en pánico de nuevo. ¿Cómo alguien puede coser a alguien estando conciente?
—Calma, respira. No entres en pánico. Ya no estás sangrando. Scarlly, mírame.—sostiene mi brazo cuando me levanto.
Su voz es muy sexy.
Voy a desmayarme. No quiero...
—Voy a...desmaya— Caigo en su pecho, inconsciente.
Xx
Bebesitaaaa♥️

Descargar Libro Nunca Juzgues A Un Pearson pdf Gratis Online



Autor: 饾懞饾拤饾拞饾挌饾拲饾拏 Etiquetas:
Rating