Número Uno© [sin Editar] - _baymax6_


Número uno.

Dos palabras muy importantes para todos.

La mejor mafiosa de América con identidad secreta se enfrentará a uno de sus mayores problemas cuando el número dos regresa. ¿Qué significa eso? La guerra.

Secretos, caos, adrenalina, sentimientos, competencia y mucha, mucha rivalidad por vivir en esta nueva etapa.

¿Te perderás la novela de esta mafiosa?
¿O debería decir estos dos diablos?

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
❎Prohibido copia de cualquier contenido que se exponga en esta novela❎

¡ALERTA! Es mi primer novela así que perdón si hay algún fallo ortográfico.



"Narra Alejandra"
Abro lentamente los ojos al tanto que me incorporo en la cama. Parpadeo un par de veces y miro la hora en el gran reloj colgado en una de las paredes de la habitación.
Vagamente hecho las sábanas a un lado y me levanto de la cama. Con pasos lentos llegó hasta el gran ventanal, y tan sólo con un simple movimiento aparto las cortinas.
Resoplo. Joder, todavía no ha amanecido y yo ya estoy despierta.
A veces me pregunto como hubiera sido mi vida si no hubiera dado todos esos giros.
¿Seguiría siendo la misma niña ingenua y angelical que era antes?
Quién sabe...
Otra pregunta sin respuesta de mi larga lista...¡Genial! Todo hubiera sido tan fácil si me hubiera quedado como estaba. Si me hubiera quedado quietecita... pero, ¿Cómo podía olvidarlo? ¿Cómo narices podré borrar esa etapa de mi vida?
Siempre he estado destinada a estar en la mierda, así que, ¿Porqué no crear mis propias comodidades? Ya lo he perdido todo, no me queda nada más que perder.
Yo cree el ser que soy ahora así que no hay más remedio que seguir con esta "vida". Esa en la cuál lo único que abunda es la soledad y la sangre.
Bajo las escaleras de mi gran mansión mientras le hecho un rápido vistazo al panorama. Cómo era de esperar todas las pantallas ya están encendidas y los hombres vestidos de negro ya empiezan a caminar por el jardín dando pasos seguros mientras sujetan con fuerza sus armas.
Sin perder más tiempo, cruzo la central y me adentro en el gimnasio. Mi día ya ha empezado así que será mejor que empiece mi rutina diaria.
(...)
Llevo dos horas entrenando sin descanso y sinceramente no aguanto tener la frente con tanto sudor. Me resulta tan asqueroso que me obligo a tomarme un descanso. 
-Pero mira a quien tenemos aquí...-Sonríe
-Buenos días, Alejandra.-Responde.- Tengo que contarte algo-Prosigue aclarandose la voz.
-Dispara.
-Vengo a informare de que hoy se celebra esa estúpida fiesta de premios, así que cómo es de esperar, el jefe de Yakuza está invitado.
-No me jodas. ¿Siguen haciendo esa gilipollez?-Resoplo. Que alguien me diga a quién se le ocurrió la brillante idea de hacer una fiesta para premiar a los mejores traficantes de América. Dios, ¡Es la idea más estúpida que un ser humano ha podido tener nunca! ¿¡A quién se le ocurre meter en una misma sala a cientos de criminales!? ¿¡A quien!?-
En fin, no pienso ir.
-Me temo que este año necesitamos ir.
-¿Qué?-río.-No me digas que quieres que vaya a recoger ese pre...
-Nikolay ha vuelto y es el mayor competente que tienes por el momento-interrumpe.-Necesitamos vigilarlo en esa fiesta si no quieres que te robe a todos tus socios.
-¿Cómo has dicho?-respiro hondo.-¿Se puede saber que mierdas hace él aquí?
-Como ya sabes, él se marchó hace cuatro años del país huyendo por la policía.-asiento-Resulta ser que su paradero durante esos años fue en México. Más concretamente, en la casa de
los hermanos Beltrán Leyva. Esos cabrones les dieron protección y por lo que parece ser, el apoyo suficiente para que se convirtiera en uno muy buen narco. Te está pisando los talones Alejandra...
-No puede ser...-Susurro ¿¡Los hermanos!? ¿¡Estás de coña!? ¿Cómo es posible que esa sabandija haya podido tener trato con ellos? ¡Es imposible! ¿¡Cómo es posible que lo haya conseguido antes que yo!?-¿A qué hora empieza la fiesta?
-A las doce.-trago duro.
-Preparalo todo, iremos.-Ese cabrón no puede venir y derrumbarme. ¡De eso nada! No puede pisar mis tierras y convertirse en el jefe. Simplemente no puede superarme. ¡No puede!
(...)
-Esta noche es una de las más peligrosas.-dirijo mi mirada hacia mis escoltas.-El cabrón de Nikolay ha regresado, y aunque no sepa que yo soy la verdadera dueña de Yakuza, necesito que estéis listos para atacar en cualquier momento.
-Si señora.
Segura en mi misma, abro la puerta de la furgoneta y desciendo de ella con Serguey detrás. Miro la mansión y sin apartar la mirada enciendo un cigarro.
-Adando.-Ordeno sin ni siquiera asegurarme que todos los escoltas están perfectamente preparados.
Ando por el camino empedrado de la gran parcela llena de palmeras y con la misma agilidad que utilicé para encender el cigarro, lo apago impactando lo con el suelo.
Después de cruzar la gran recepción decorada de misiles de adornos dorados, por fin nos adentramos a la sala principal. Mi mirada viaja por todo el perímetro en su busca, y justo cuando distingo unas manos peculiarmente tatuadas, me detengo en seco.
Lo he encontrado.
Lleva un traje negro hecho a su medida y sostiene una copa de champagne entre sus dedos. Toma tragos ligeros de la bebida chispeante mientras le va hachado fugaces vistazos a su reloj dorado. ¿A qué estás esperando?
Finalmente, después de unos minutos, levanta su mirada contectandola inmediatamente con la mía. Rápidamente el color de sus ojos se engancha en mis pupilas y poco a poco noto cómo mis manos empiezan a sudar. 
Siento la voz de Serguey encima de mis orejas, pero por mucho que intente escucharlo, no puedo. Me es totalmente imposible dejar de prestarle atención a esos ojos.
Por su apariencia puedo descifrar que puede tener unos veinte años, veinticinco cómo mucho...
Ahora mi pregunta es; ¿Cómo es posible que esté chaval esté metido en esta mierda a tan temprana edad?
¿Qué le tiene que haber pasado para acabar igual que yo?
Espontáneamente hecha a andar hacia mi dirección sin apartar su mirada ni siquiera un milímetro. Velozmente y sin ningún esfuerzo va abriéndose paso entre la multitud mientras camina con pasos lentos.
Joder, ¿Que estás haciendo?
-Alejandra, estamos a tus órdenes.- Recuerda Serguey con el teléfono enganchado en la oreja pendiente de mi respuesta.
-No, espera.-Respondo sin mirarlo.
No considero que sea tan estúpido. No creo que me ataque sin saber quién soy. Y mucho menos que lo haga sabiendo que tiene a cientos de criminales armados a su alrededor.
Ahora que está delante de mí, plantado cómo un árbol, puedo llegar a apreciar su gran altura, los tatuajes que envuelven su cuello, su cabello castaño y sus grandes ojos esmera.
Con paciencia se remoja su labio inferior tomándose el tiempo suficiente para que yo me prepare para lo que sea que tenga pensado hacer.
Finalmente, remoja sus labios preparado para hablar, pero antes de que sus cuerdas vocales emitan cualquier sonido, una lluvia de balas aparece interrumpiendo lo todo.
~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Descargar Libro Número Uno© [sin Editar] pdf Gratis Online



Autor: _baymax6_ Etiquetas: , , , , , ,
Rating