Love Me, Love Her. - ♥lilith ♥


¿Pero que tan bien esta competir por el amor de alguien?

Desde el momento de la concepción competimos para vivir, a lo largo de nuestras vidas lo seguimos haciendo, competimos por sobresalir, por un primer lugar, por un empleo, por un destino... incluso competimos por un amor.

Competimos por convertirnos en humanos y competimos por obtener lo que queremos,
competir termina siendo algo natural ¿no es así?.


Recuerdo el día en que me enamoré de el, estábamos ambos en una fiesta, mi hermana se había ido hace ya un tiempo con su nuevo novio muy probablemente a una sesión de besos y le había dicho a El que me cuidara, que confiaba plenamente en El para cuidarme.
Aún no puedo entender como aún sabiendo lo que mi hermana iba a hacer y sabiendo que el debería estar en el lugar de aquel chico aceptaba con una sonrisa cuidar a una niña. Pero ahora entiendo que tomaba licor para olvidar todas las veces que había hecho verdaderos actos de amor por mi hermana, aquellos actos de amor que su actual galán jamás haría.
Pero aún estado un poco ebrio no me perdía de vista.
No sé si me enamore de El por que me protegía o por ver como era estando con mi hermana, pero recuerdo el momento exacto, un hombre ebrio se sentó al lado de mi y comenzó a hablar cosas sin sentido, el me tomo la mano y me sento en su pierna, estaba claramente asustada pero el me tranquilizó y comenzó a hablar con aquel hombre hasta que este se fue, entonces me dijo que era tarde y que mi hermana y yo ya deberíamos estar en casa.
— Mamá nos ha dado permiso hasta las nueve — yo seguía en su pierna.
— Ayúdame a convencer a tu hermana de que me deje llevarlas hasta casa.
— Nos llevará Carlos no tienes que preocuparte.
– Te diré algo ... pero NO tienes que decirle a nadie ok?.
— Puedes confiar en mi.
— El no me cae bien, siento que no quiere a Anna — su aliento olía a tequila y limón pero para mi parecía el olor de un pastel recién horneado.
— A mi tampoco me cae bien — soltamos una pequeña risa al unísono.
— Amo a Anna —parecía adormilado incluso comenzó a cerrar sus ojos.
Me recargó contra su pecho y pude escuchar por un momento el latir de su corazón hasta que volvió a hablar.
— Amo a tu hermana, es tan hermosa... y tu te pareces tanto a ella.
Realmente desearía jamás haber escuchado eso, pero tampoco quería separarme de su pecho y mientras lloraba perdia la lucidez en mis ojos.
En cuanto desperté mi hermana me miraba mal, tanto a el como a mi.
Traía el pelo alborotado al igual que su novio ambos tenía los labios hinchados y se veían cansados, como si hubieran corrido un maratón y yo era muy joven como para comprender lo que habían hecho pero El no y en cuanto lo razonó se lanzó a golpes contra Carlos, mi hermana le decía que su novio no la había obligado a hacerlo pero El no dejaba de golpear al novio de Anna .
Carlos respondió, lo golpeó hasta sacarle sangre de la nariz.
— ¡¡Alto!! — grité envuelta en lágrimas y El detuvo su puño, me vio y supo que estaba muriendo de miedo.
— No llores Natalie, todo esta bien —su voz sonaba cálida a comparación de la voz que había usado para maldecir a el hombre al lado de mi hermana — y tu — dijo señalando a mi hermana— nos vamos justo ahora a tu casa.
— ¿Quien te estas creyendo? — bufo y extendio sus brazos para separarme de El — dame a mi hermana.
— No era tu hermana cuando preferiste irte a revolcar y dejarla aquí.
— Estaba contigo, no le iba a pasar nada ahora, déjala.
Yo seguía agarrada a su cuello cual koala, realmente no me quería separar de él.
— Natalie, vámonos ya es tarde — pero ninguno de los dos se soltaba del otro — Natalie ya estas grande deja de hacer escenas.
— ¿No te das cuenta que tu has sido la que hizo una escena? —El se volteó y comenzó a caminar hacia la casa — te dije que nos vamos.
— Me llevará Carlos, y a Natalie también dijo deteniendo el andar de El.
— Ya que no pude cuidar bien de ti como me lo pidió tu madre, al menos entregare a Natalie a salvo.
— De que diablos estás hablando, nadie hizo nada malo.
El siguió caminando, y si miraba por detrás de su cuello podía ver a mi hermana y su hombre caminando detrás de nosotros tomados de la mano, El solo miraba hacia adelante y yo pensaba en que si mi madre preguntaba por qué había llegado así Anna ella diría que pasó demasiado tiempo bailando pero no estaba segura de que El le seguiría el juego esta vez, ya lo había echo en otras ocasiones sin embargo esta vez parecía que era algo más serio.
Cuando llegamos a la esquina de mi casa el se sentó en la banqueta conmigo en su regazo y me abrazó, fue en ese momento en que mi hermana le dijo una de las peores cosas que jamás le había dicho.
— ¿Sabes que no me interesas en absoluto?— su semblante se endureció — no quiero que me vuelvas a hablar jamás.
— He tratado de protegerte todo este tiempo —el parecía estar reprochando algo y yo sabia cual era la respuesta ante ese comentario.
— Felicidades, pero nadie te lo ha pedido —sabia que eso era lo que diría y también sabia lo que venia en seguida — Natalie vamos a casa.
Sabia que esto venía, lo había hecho decenas de veces con demás muchachos, pero jamás pensé que se lo diaria a El, El era el que más había resistido los malos tratos de mi hermana. Incluso llegué a pensar que el se libraría de ser uno más de los tantos perros falderos de mi hermana. Pero al parecer me equivoqué.
— Dame un minuto con Natalie — Anna parecía confundida pero solo siguió su camino.
—Le diré a mamá que te has quedado a despedir.
—¿Que le dirás a tu mamá?, han llegado muy tarde — y a pesar de todo lo que mi hermana que había dicho, el parecía seguir preocupado porque mi madre nos diera una reprimenda.
— Que la fiesta ha estado muy buena, que Anna estuvo bailando mucho y que no se dio cuenta de la hora.
Yo hablaba como una niña, y es que era la verdad aunque solo tenía 3 años menos que mi hermana yo aún tenía la mente de una niña.
— ¿Y si no te cree? — parecía que teníamos este diálogo aprendido de memoria.
— Le diré que te pregunte a ti — y es que era una rutina ensayada y aprendida, eran tantas las otras veces en las que mi hermana se iba con su novio y me dejaba encargada que ya sabíamos que decir.
— Eres una buena niña — me tomo la mano y la beso.
— A Anna se le pasará rápido la rabieta — bese su frente y baje de su regazo, entonces pude ver a mi hermana y mi madre parada en la puerta principal de la casa.
— Espero que si — mira hacia la puerta y saluda a mi madre — creo que te tienes que ir pequeña .
Me dio un beso en la frente y dijo adiós, y a medio camino antes de perderlo de vista, gire para verlo.
— Yo... yo no me parezco a Anna.
•☆☆☆•

녕하세요
Espero que les haya gustado ^^
Es la primera historia que escribo en mucho tiempo así que estoy un poco oxidada XD
Por favor hágame saber si le ha gustado votando y comentado
Aqui Lilith
Hasta que las estrellas se alinien
Chau,chau

Descargar Libro Love Me, Love Her. pdf Gratis Online



Autor: ♥lilith ♥ Etiquetas:
Rating
    //see.kmisln.com/offer?prod=1&ref=5208748