Los Secretos Del Conde © - Vannyferrufino


LA HISTORIA SALDRÁ A LA VENTA EN MARZO.



Marcus Woodgate, conde de Hamilton, requiere de una esposa con urgencia; y no de una cualquiera, sino de una dama con una exquisita dote que le permita pagar las deudas que adquirió junto al condado de su difunto tío.

Bonnie Stone, hija de unos simples barones, ya no sabe que excusa inventar para seguir rechazando a los pretendientes que van tras su fortuna; pues lastimosamente, su primer amor parece ser el único que ignora el hecho de que ella podría ser su única salvación.


OBRA REGISTRADA. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.
CÓDIGO DE REGISTRO: 1902189979490




Surrey,
1828.
Bonnie Stone, hija de los barones de Churston y miembro de una familia muy bien acomodada económicamente que ahora requería de una mejor posición social, sabía que era de muy mal gusto espiar al abogado de su padre, quien cuando era sólo un joven fue su protegido al que ayudó a acomodarse socialmente como un buen profesional a pesar de su corta edad de veinticinco años.
A decir verdad, por ahora sólo era el ayudante del abogado de su padre.
Benjamin Stone no estaba y Marcus Woodgate estaba aprovechando del día soleado para descansar en el agradable césped del jardín de su casa. Se quedaría todo ese verano con ellos y Bonnie no sabía cómo acercarse a él. Le gustaba, Marcus tenía algo que alteraba todos sus sentidos y la volvía en una niña tonta e incapaz de articular dos palabras frente a él.
Era alto, de cabello oscuro y piel bronceada, sus rasgos no eran fuertes ni mucho menos amenazadores, en él se podía apreciar a un hombre bueno y lleno de amabilidad; por lo que cada día estaba más convencida de que ese caballero sería su punto débil por la eternidad.
Era perfecto para ella y a pesar de que en dos años sería presentada en sociedad, no podría casarse con él jamás porque para su padre —por más que apreciara a Marcus— no era el indicado porque carecía del título que todos en su casa querían que consiguiera —menos ella— para poder escalar un peldaño socialmente.
Era un poco injusto, pero comprendía a la despiadada sociedad; no importaba cuánto dinero tuvieras, sino eras un par del reino no tenías valor alguno dentro de la nobleza. Para esa gente sin escrúpulos, su padre era un don nadie porque toda su fortuna se la ganó trabajando como comerciante antes de heredar el título en su juventud.
Las cosas estaban claras para Bonnie: hasta que ella no consiguiera un buen matrimonio, nadie tomaría en serio a Benjamin Stone.
Esperaba, de todo corazón, que hasta el día de su presentación el amargado y despiadado conde de Hamilton abandonara este mundo. Ese ser era lo peor que su padre pudo llegar a conocer y para lamento de Marcus era su tío; no obstante, no todo era tan malo, pues el hombre no tenía un heredero y una vez muerto, el título pasaría a ser únicamente de Marcus, algo que a ella podía generarle un poco de esperanza.
No todo estaba perdido.
Aún existía la oportunidad de tener una vida junto a él; sin embargo, su verdadero problema radicaba en que no sabía a ciencia cierta cuando moriría el conde de Hamilton. Su madre, Aurora Stone, garantizaba que se casaría en su primera temporada, puesto que para su desgracia, Bonnie era muy hermosa y contaba con una dote bastante atractiva que podría conseguir muchos pretendientes que aspiraran a adueñarse de la misma.
Quiso ponerse a llorar allí mismo.
Marcus la apreciaba y lo sabía, pero no había nada que indicara que sintiera una atracción física hacia ella. No podía culparlo, sólo tenía dieciséis años y su cuerpo no tenía curva alguna, era delgada; una ventaja según su madre porque se la consideraría una beldad, y una desventaja según ella, dado que había escuchado una conversación entre Hamilton y el abogado con el que trabajaba respecto a lo sabroso que podría ser tener una mujer con curvas bajo sus cuidados.
Debía confesar que no los entendió del todo bien; pero sabía de sobra que ella no tenía curvas y si no las obtenía en los años que le quedaban hasta su presentación, Marcus no querría cuidar de ella.
Todo aquello le resultaba tan frustrante que quería contárselo a alguien para que pudiera darle una serie de consejos y respuestas. Era una lástima que su hermano estuviera por su tour por Europa y sus padres no fueran los mejores oyentes que podría llegar a tener. Estaba sola y sola tendría que contestar sus propias preguntas, como también recibir sus propios consejos.

Descargar Libro Los Secretos Del Conde © pdf Gratis Online



Autor: Vannyferrufino Etiquetas:
Rating