Demonio. © - Scafitty


Un amor prohibido.
Un demonio.
Un intento desesperado de salvarse el uno al otro.
Pero existe un obstáculo que no los dejará estar juntos.
¿Que será?
.
.
.
.
#2 Poesía 10/07/18
#2 angelesydemonios 21/07/18.
#1 acción 03/08/2018.
#3 Fantasía 05/08/2018.


Ya es tarde, el atardecer se aproximaba, lo note por esos hermosos colores del cielo, un naranja tan hermoso y puro, un azul tan vivo y el rojo como la sangre, tan vibrante y apasional.
Me encontraba en un parque muy hermoso, exactamente, en la caja de arena construyendo un castillo, sola.
Fue raro que ese día no hubieran niños jugando, aun que para mi era mejor estar  sola, ya que eso merecía. Sólo podía pensar en las cosas tan horribles que hice ya a mis 9 años... soy un monstruo.
Estaba tan concentrada "jugando" que no me di cuenta de que un grupo de niños estaba parado detrás de mi y de un momento a otro, uno de ellos me empujó provocando la risa de los demás.
—¿Y tú que haces aquí?— Me preguntó uno de ellos.
—Ehh yo... solo vine a pasar el rato aquí— Dije tímidamente. Quería que se fueran...
Todos rieron.
—¡Tu no mereces estar aquí! y no me refiero a este parque, sino a este mundo. —Dijo el más alto de ellos, el que lograba verse más rudo.
—¡Eres una asesina!— Me gritaron los demás.
—No, yo... no lo soy...—Dije mirando hacia abajo con lágrimas en los ojos.
Siempre que oía ese tipo de comentarios hacia mí trataba de repetirme mentalmente que no lo era aunque ni yo misma me lo creyera.
—Jaj, ni siquiera puedes decirlo mirando a la gente a los ojos... eres una cobarde.— Dijo uno de los que estaban más atrás.
Sentí una punzada en el pecho encontrándole la razón.
— ¿Chicos, no creen que deberíamos darle una lección?
En ese momento todos asintieron y unas sonrisas siniestras se formaron en sus rostros. Dos de ellos me tomaron de los brazos mientras los otros me jalaban el cabello, otro que llevaba un helado me lo tiró en la cabeza y me echaban arena para que quedara todo pegado y sucio.
Trataba de zafarme pero era inútil,  mientras lo intentaba mi ropa se rasgaba un poco. Todos ellos se reían y me gritaban que me lo merecía y parte de mi lo creía, por lo que aveces sentía que era mejor dejar de defenderme, después de todo estaba sola y nadie vendría a ayudarme. O eso creí.
De repente sentí que me soltaron pero... ¿Por qué?
Resultó que llegó otro niño a golpearlos para que me soltaran, al pareces tenia mucha fuerza porque golpeó a dos niños tan fuerte que los demás se asustaron. Me estaba defendiendo.
—¿Y cuál es tu problema? — Dijo él.
—¿Acaso eres un demonio o qué ? — Dijo uno de los niños que me atacaron.
—¿Demonio?... váyanse o les daré a todos su merecido.
Los chicos tomaron muy en serio sus palabras y huyeron rápidamente, mientras yo estaba en shock, no sabía si decir algo o simplemente irme. El chico me miró, extendió su mano para que me levantara y yo la tome nerviosa preguntándome de donde había aparecido.
—¿Estás bien? — me preguntó.
— Eh... si, eso creo.
—¿Creo?
—¿Los super héroes no vienen ahora con capa?— Bromeé.
Fue lo único que se me ocurrió decir.  
—¿Ah?... —Rió— No soy uno... aunque si quieres seré el tuyo. —Sonrió de lado, con una expresión indiferente.
Eso hizo que me pusiera nerviosa, aunque me costaba confiar en él. 
Lo mire fijamente y hubo algo que me sorprendió.
Fruncí el ceño y  ladee mi cabeza confundida, le di tres golpecitos a su cabeza y dije:
—¿Acaso no tienes cerebro?
—¿Aaah?... ¿Eso es lo que le dices al chico que te salvo?, se que soy torpe—dice un poco humillado— pero si tengo cerebro.
—Ah... lo siento—me sentí avergonzada y tonta por mi pregunta.
—Bueno, bueno... tengo que irme, nos vemos.— Dice en un tono frío de repente. ¿Por qué su comportamiento tan repentino? ¿Será por la pregunta que le hice...?
Sólo me limité a asentir.
Apreté mis labios, mire hacia el suelo y no quise responder, pero lo hice.
—Adiós.— Dije mirándolo a los ojos.
Veía como comenzaba a alejarse pero en medio de su caminata se detuvo, volteó hacia mí y me dijo:
—Cierto, mi nombre es Frederick Brooks, un gusto conocerte.- Después de eso volteó y siguió su camino. Me quedé mirándolo hasta que desapareció completamente al cruzar en una calle.
¿Quién era él? Nunca lo había visto por acá... Era algo raro aunque le agradezco por ayudarme, ¿Por qué los chicos que vinieron a molestarme le tenían tanto miedo? ¿Acaso tendría que verlo como un amigo?
 ¿Amigo?, si me conociera de verdad jamas sería mi amigo, pero no quería pensar mas en eso, solo me sentía bien al saber que me había ayudado. El era muy lindo, su cabello era negro, piel blanca y ojos marrones en los cuales me perdía en ellos.
¿Acaso alguna vez volvería a verlo?
*
*
*
JELOU
EVRIBODI
jaksjka, voy a reescribir esta historia, tengo algunas ideas para esta historia, aunque habrán muchos cambios, MUCHOS.
Espero y apoyen esta historia, los adoro♥
OJO: Después del capítulo 10, colocaré la historia en privado para evitar el plagio o robo de la historia, así que a partir de el capítulo 10 deben de seguir esta cuenta para seguir leyendo. Disculpen las molestias♥
Aprovechen el bug:v.
Los adoro♥ Gracias por leer.

-
Scafitty
.

Descargar Libro Demonio. © pdf Gratis Online



Autor: Scafitty Etiquetas:
Rating