Al Paso De Los Días - Aaron Mackogan Swann


Encerrado, hambriento, confundido, expuesto a la sobrevivencia extrema que muchos no quisieran experimentar.

Pensativo, rogando a un ser espiritual, deseando venganza mientras en un determinado tiempo se reinicia las atrocidades de la habitación, llegando a una nueva trampa.

Una chica.

No, no la amo, ni la conozco, pero estará en mis recuerdos; en mis recuerdos violentos y feroces.

Muchas preguntas, pocas respuestas.

Gente humilde, gente profesional, gente con grandes sueños, gente amorosa, gente sociable. Sin embargo, también gente maniática.

Habitaciones, suciedad, aguantar, sobrevivir, gritos, dolores y agilidad. Todo transcurre al paso de los días, oscuros días.

Oh, ¿Qué hice para merecer esto?



Primer Día 6:30
Cuando estás en la Universidad, lo peor que te puede pasar es llegar tarde a una clase, en cualquiera porque todas son importantes. Y la culpa la tiene mi escaso valor de comprar un despertador.

—A ver, Max, vas a llegar tarde —ella muestra que tiene fe en mí, pero sé que en su interior está desesperada.
—Ya estoy llegando —tomo una excusa para que se tranquilice, lo menos que puedo esperar en estos momentos es una amiga desesperada hablándome por teléfono.
—Me dijiste que apenas te estabas levantando —es cierto. Debería de comprar un despertador.
­—Bueno, sí, pero no me demoro. Sabes que soy muy rápido cuando juego con el tiempo.
—Vamos a suspender este proyecto por tu culpa, ¿por qué me quise ir contigo? —tenemos un proyecto en esta materia la cual es muy importante porque tiene un buen porcentaje en la sumatoria de las notas del semestre. Y justo debo de despertar tarde.
—Porque eres mi amiga —respondo con un tono dudoso. No es la mejor justificación y todos lo sabemos.
—Oh, vamos, si nos anulan el examen final de bioquímica y el de filosofía te mato, Max —podría decirse que tiene todo el derecho de amenazarme, pero el tono en que lo dijo asusta.
—Que no, ya te llego.
—Más te vale, no voy a perder el último semestre por ti —y justo tenía que ser el último semestre para levantarme tarde.
—Entre más me hables, más me demoro.
—Ocúpate mejor —y me cuelga.
No sé entonces para qué me dice que la recoja para ir a la universidad si va a estar con ese mal genio, apenas falta cuarenta y cinco minutos para que empiece la clase mientras unos cinco minutos de más para que den los exámenes y nos llamen para el proyecto, e incluso que somos el cuarto, por lo que tenemos más tiempo. Llegamos allá en una media hora, pero para ella cuarenta y cinco minutos son cuarenta y cinco segundos.
Arreglo mi cuarto, desayuno mientras veo mi hámster dentro de su jaula comiendo.
—Buenos días, amiguito —lo acaricio desde la parte superior de la jaula donde tiene una pequeña puerta para introducir mi mano en ella —. Ojalá no dañes nada —me quedo mirando el sofá, donde espero que no haya nada peligroso. Me gusta dejarle la puerta de a jaula abierta así por si decide salir pueda hacerlo. De todas maneras, ella es entrenada y sabe que tiene que volver a la jaula.
—Y otro día de preocupaciones por un futuro que no servirá de nada —me repito a mí mismo.
Suena mi teléfono, es Tina de nuevo, lo ignoro y sigo con mi desayuno.
Me llama dos veces, tres, cuatro, siete, once veces.
Al final apago mi celular para así salir de mi casa.

Descargar Libro Al Paso De Los Días pdf Gratis Online



Autor: Aaron Mackogan Swann Etiquetas:
Rating